La nuevas biblias adulteraron 8 versículos que fueron apuntados por el Espíritu Santo directamente a la gran ramera, la Iglesia Católica. Estos versículos son I Cor. 4:2 ("dispensadores"), Juan 3:5 ("renacer"),…