Por muchos años, ha existido un complot contra la Biblia Reina-Valera. Incluso desde el principio, el diablo ha sido atacando las palabras de Dios, aunque en una forma muy astuta. Él sabe que ataques frontales no sirven, ya que son muy obvias. Entonces su estrategia ha sido entrar no con un asalto frontal, sino unas simples preguntas para introducir dudas en las mentes de los que le hacen caso. Estas dudas causan a los hombres cuestionar lo que Dios dijo. El ejemplo sobresaliente aparece en el tercer capítulo de la Biblia:

Empero la serpiente era astuta más que todos los animales del campo, que Jehová Dios había hecho: la cual dijo a la mujer: Cuanto más que Dios dijo: No comáis de todo árbol del huerto. (Génesis 3:1)

Esta duda plantada en la mente de la mujer la llevó a agregar a, sustraer de, y adulterar a las palabras que Dios había dicho. Una duda pequeña ocasionó la caída de la raza humana y la entrada del pecado en el mundo. Además, la estrategia del diablo no ha cambiado desde entonces. Por lo tanto, encontramos incluso en el tiempo del apóstol Pablo, que ya habían hombres “adulteradores” de la palabra de Dios (2 Corintios 2:17). Entonces, no es maravilla que siguen agregando, sustraendo, y adulterando las palabras de Dios hoy en día.

El Esfuerzo de Promulgar la palabra de Dios

Alrededor de la Reforma Protestante, Dios iba usando hombres fieles para proveer Sus palabras a las personas que vivirían en los postreros tiempos. Hombres como Lutero, Wycliffe, Tyndale, y Casiodoro de Reina fueron usados grandemente por Dios para traducir Su palabra en los idiomas europeos, que dominarían el mundo en los siglos XV-XIX. Incluso la Biblia más conocida por todo el mundo fue traducida en ese tiempo, la Biblia “King James” (Rey Santiago) inglesa.

Sin embargo, detrás de la escena, el diablo ya iba preparando su nueva estrategia, que resulta ser la mismísima que utilizó en Génesis 3, y a pesar de la antigüedad de ella, ha servido aún más exitosa en estos últimos años. Esta estrategia es simple: causar la gente cuestionar qué dijo Dios, y tentarla a rechazar las palabras de Dios. Las herramientas que utilizó el demonio son bien conocidas en el mundo de la erudición moderna: los Códices Sinaítico y Vaticano, y los hombres como Johann Jakob Griesbach, Constantin von Tichendorf, Brooke Foss Westcott, y Fenton John Anthony Hort (entre muchos otros). Estos hombres cuestionaron las palabras de Dios, recibidas por las iglesias desde el primer siglo, y las reemplazaron con un texto crítico, a base de algunos pocos manuscritos desusados, ignorados, y rechazados. La primera Biblia publicada a base de este texto diabólico era la Versión Revisada (RV) inglesa en 1881.

Por supuesto el complot contra la Biblia Reina-Valera española estaba en marcha también. Una Biblia cuya linaje siguió fiel al Texto Recibido desde sus más tempranos comienzos (1430, Biblia del Alba) hasta su última revisión en 1865, la Biblia Reina-Valera siguió cuidadosamente al Texto Recibido griego (en el NT; el texto masorético hebreo en el AT). Sin embargo, por el año 1900, básicamente todas las sociedades bíblicas habían ya rechazado el Texto Recibido a favor del Texto Crítico de Westcott y Hort, resultando en muchas versiones en varios idiomas basadas en el nuevo texto griego (1901, Versión Estándar Americana, Sociedad Bíblica Americana).

La Corrupción Alcanza Latinoamérica

Cuando el comité de traducción se reunió la primera vez para considerar una versión española en 1909, la primera cosa que hicieron era mandar a imprimir más Biblias de la RV1865, la versión que distribuían en ese entonces. Esta impresión ocurrió entre 1911 y 1912, y es la última impresión en masa de una Biblia española pura hasta el año 2001. Esto porque el comité que produjo la Biblia que se conoce como la Reina-Valera Antigua o la Reina-Valera 1909, decidió consultar el nuevo texto de Westcott y Hort, a pesar de las dudas y contradicciones de varios predicadores y misioneros que se opusieron al cambio. Cuando por fin se publicó en 1923, esta versión contenía muchísimos cambios a base del Texto Crítico griego y se apartó bastante del Texto Recibido. El complot contra la Biblia Reina-Valera ya estaba logrando su éxito.

En el año 1960, la Sociedad Bíblica Americana publicó que sería el componente más poderoso en su complot contra la Biblia Reina-Valera, la así llamada “Reina-Valera 1960”. Esta versión cotejó miles de cambios y integró centenares de lecturas a base del Texto Crítico. Sin embargo, el comité siguió diciendo que su producto siguió fiel al Texto Recibido, al punto de que casi nadie ni siquiera cuestiona si lo que ellos llaman la Biblia realmente es la palabra de Dios. Autores prominentes que defienden la RV1960 como Calvin George insisten que la RV1960 es una Biblia basada en el Texto Recibido, cuando es obvio que no es así. Ahora, la gente deseosa de conocer lo que Dios dijo no pueden, ya que el diablo se les quitó las palabras de Dios, y las reemplazó con una Biblia adulterada.

Sí, hay un poderosísimo complot contra la Biblia Reina-Valera, y su éxito se ve en que el producto de tal complot se ha recibido por todo el mundo hispano, reemplazando la Biblia pura, sin corrupción, y no adulterada.

Contáctenos si quiere saber más sobre este tema.