Por: Eduardo Mengana

SALMO 19:7-10
La ley de Jehová perfecta, que vuelve el alma, el testimonio de Jehová fiel, que hace sabio al pequeño.
Los mandamientos de Jehová rectos, que alegran el corazón: el precepto de Jehová puro, que alumbra los ojos.
El temor de Jehová limpio que permanece para siempre, los derechos de Jehová, verdad, todos justos.
Deseables más que el oro, y mucho más que mucho oro afinado: y dulce más que miel, y que licor de panales.(RV1865).

Ahora se nos presenta la ley de Jehová. Esta es una metáfora para las Escrituras, la Biblia. La ley fue un documento escrito de la verdad de Dios, y el testimonio fue un reconocimiento hablado de las cosas enseñadas en la Palabra Escrita. Aquí leemos sobre la ley de Jehová, el testimonio de Jehová, los mandamientos de Jehová, el temor de Jehová y los derechos de Jehová. Cada uno de estos produce un efecto en las vidas de quienes se exponen a ellos.

La ley de Jehová perfecta, tiene el efecto de volver el alma. A diferencia de los documentos producidos por los hombres, la Palabra de Dios es completa, y tiene un propósito.

HEBREOS 4:12
Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más penetrante que toda espada de dos filos; y que alcanza hasta partir el alma, y aun el espíritu, y las coyunturas, y los tuétanos; y que discierne los pensamientos, y las intenciones del corazón.( RV1865).

El testimonio de Jehová fiel, que hace sabio al pequeño. Para un mundo perdido y materialista puede verse insensato servir al Señor, pero al final de la vida, cuando todos los hombres se presenten delante de Dios, los sabios serán los que hayan seguido su Palabra.
El precepto de Jehová puro, que alumbra los ojos.
Cuando aplicamos las verdades de Dios a nuestra vida, toda nuestra vida se alumbra.
David nos dice:

SALMO 51:12
Vuélveme el gozo de tu salud: y el Espíritu voluntario me sustentará.

David buscó una restauración del gozo que llega de estar bien con Dios.
El mundo perdido distorsiona el concepto de lo correcto y lo incorrecto, pero la Palabra de Dios nos endereza y nos muestra hacer lo correcto.

El temor de Jehová limpio que permanece para siempre.
Las cosas que aprendemos de la Palabra de Dios son eternas. Lo que aprendemos como verdad ahora, será verdad en la eternidad.¡Que maravillosa oportunidad que nos ha dado Dios de estudiar y conocer su Palabra!
Los derechos de Jehová, verdad, todos justos.

Sencillamente Dios no comete errores. Puede que no entendamos todo lo que está haciendo, pero todo lo que está haciendo es correcto y es eternamente lo mejor para sus hijos.
David concluyó afirmando que lo más valioso y precioso de la tierra no se compara con el tesoro encontrado en la Palabra de Dios.

Saludos Ed.